Conectarse

Recuperar mi contraseña









Año 630 D.U (Después de Ut)

Invierno 16 de Nov. al 31 de Dic.
Hermosa, melancólica, triste, bella, friolenta.  

Las temperaturas bajan, el sol
ni se siente, los días se hacen
más cortos y la tierra comenzó a sentir el invierno.


Las hermosas hojas de los arboles,

La hermosa vista con los bellos colores

Se llenan de un hermoso y acoplado ambiente.

El tiempo se vuelve frio y total devastador. El mundo

Se llena de nieve y de pequeñas tormentas nevadas

Los lagos se congelan, las calles solas se llenan de hermosa

Vista blanca. A pesar de que algunas ciudades no presentan

Esta maravillosa vista, la hermosura es eterna.

Que se siente en todas partes.





Chibiafiliaciones


Foros de Rol
Directorios









Licencia de Creative Commons
Hortus Deroum
 licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España.

Esta obra es a prueba de Plagios.
Es un Forum creado totalmente por la imaginación
Si tienes la suficiente razón para pensar
Olvida Plagiar el foro.
Se Original, Piensa Y Razona.
El foro es creado por los Administradores Principales.
Oreska Y Marcelo.
Cualquier parecido con este foro.
Sera demandado personalmente por los Administradores.

Los diseños y historia de este mismo, es hecho,
por los mismos administradores.
NO AL PLAGIO!
Últimos temas
» Personajes Ocupados~
Sáb Dic 03, 2011 10:19 pm por Aldrich Metzgen

» Preámbulos del futuro
Sáb Dic 03, 2011 9:33 pm por Aldrich Metzgen

» Reglas Generales
Jue Dic 01, 2011 12:35 pm por Ilse Von Goethe

» Esqueleto de relaciones.
Jue Dic 01, 2011 10:49 am por Marcelo Boissieu~

» ¡Bienvenidos!
Jue Dic 01, 2011 10:29 am por Marcelo Boissieu~

» Aldrich Metzgen
Jue Dic 01, 2011 10:06 am por Oreska Seth

» Capaz y me tengo que presentar.
Dom Nov 27, 2011 9:01 pm por Marcelo Boissieu~

» ♣ Marcelo Boissieu~
Dom Nov 27, 2011 2:17 pm por Marcelo Boissieu~

»  ♊ ChibiAfiliaciones ♊
Dom Nov 27, 2011 8:01 am por Marcelo Boissieu~


Preámbulos del futuro

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Preámbulos del futuro

Mensaje por Aldrich Metzgen el Sáb Dic 03, 2011 9:33 pm

El anochecer, preámbulo de la llegada de la oscuridad que cubre con sus tinieblas la totalidad de la ciudad capital, está por llegar. El sol comienza a ocultarse lenta y gradualmente detrás de las montañas del oeste, tintando al cielo con colores ocres, algunos lavandas y rojizos que son reflejados por las pocas nubes que se encuentran presentes en el momento. El viento frío, típico de la estación que transcurre, le un cierto aire nostálgico al ambiente. La gente que vive a su alrededor, la gente humilde y trabajadora finalmente llega al final de su rutina, yendo por fin a descansar a sus humildes hogares, y prepararse para el siguiente día.

La única diferencia entre estos atardeceres y los que habían ocurrido antes del gran final, es la tranquilidad que se puede sentir en el aire. La falta de fuerza que hiciera un alboroto sólo hacía de la ciudad capital un verdadera utopía para vivir, tal y como alguna vez lo hubieran imaginado los filósofos griegos.

630 años ya han transcurrido, y Aldrich mira asombrado el nuevo mundo que ya habían construido con ayuda de aquella entidad que les dio la inmortalidad. Pareciera tonto, pero aun lleva la cuenta de los años que se usaron desde el nacimiento de Jesús: es el año 2732 para él. Por una u otra razón, Al tiene sus propias razones para desconfiar del Diablo de Ut, para empezar, que fue ese ente el que llevó a la destrucción a la civilización que les precedió, guiando las acciones de los anteriores gobernantes para destruirse los unos a los otros en vez de cambiar para bien. Y sobre todo, su principal razón es la de saber las razones de actuar de ese ser, por qué se volvió a recrear a la humanidad desde cero, quedando precisamente los doce alquimistas como líderes. Claro que no niega que le guste la utopía actual, donde nada malo sucede y todos viven en armonía y paz, siendo regidos por la gobernadora Oreska.

–Al menos hay una paz que no había visto antes en la historia –Dijo con una voz algo perezosa en aquel momento que aparece en el umbral de la puerta misma que da hacia un balcón en lo alto de una torre del castillo de la gobernante suprema. Cierto, le agrada la paz, pero ya 630 años sin que sucediera ni una sola revuelta ya había hecho algo rutinario y aburrida su existencia de inmortal.

Dio unos pasos hacia el frente, para detenerse a un paso de la bardilla de aquel balcón. Recargó ambos codos sobre el barandal, para posteriormente inclinarse un poco sobre el mismo, y observar con deleite del paisaje natural que adorna de fondo toda la ciudad. Algo de lo que gusta del nuevo mundo es que no hay contaminación, al menos no en esta parte del mundo, por lo que puede ver inclusive las estrellas siempre inmutables una vez que el cielo llegue a oscurecerse.

Las estrellas, siempre presentes inclusive desde tiempos de los antiguos acadios y sumerios hace ya más de 7000 años. Algunos llegaron a pensar que el destino se encuentra escrito en las estrellas, y quizá eso sea erróneo, pero lo que si es verdad es la hermosura que pueden llegar a representar, y que además sirven de luceros naturales para la capital.

–Probablemente haya guerra pronto, por los rumores que he escuchado sobre los habitantes de Nigrum –Eso era algo que aún no podía concebir, mucho menos porque cualquiera de los 12 podría acabar con un ejército completo en cuestión de minutos –Quizá haya gente mala exiliada de otras regiones del mundo, pero no tienen el poder para emprender una guerra con cualquiera de los doce –Habló en voz alta, sin llegar a pensar siquiera que alguien podría estar presente. Lo único que podría ocurrir es que le digan loco y ya, pero fuera de eso nada más podría ocurrir con su comentario al aire que acababa de hacer. –Mientras Oresh sea nuestra líder, solo veremos hacia el progreso de esta utopía que de milagro no se ha corrompido debido a que hemos retirado justo a tiempo a aquellos que podrían iniciar una corrupción; aunque a veces dudo de que ella misma no pueda llegar a corromperse conforme sigan pasando los siglos –A pesar de sus quejar y sentires, él se siente bien sirviendo a la joven emperatriz y de poder guiarla en lo que pueda, aunque claro, también está el otro alquimista: Marcelo, que también le da consejo.

Aldrich Metzgen
Alquimista
Alquimista

Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 29/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.